EL JARDÍN DE ROCAS. Diseño y Ejecución. Parte I

INVESTIGACIÓN SOBRE LA POTENCIALIDAD DE LA NATURALEZA Y LA GEOMETRÍA

Emplazado dentro del complejo del CIAMA, Centro Internacional del Agua y el Medio Ambiente, en La Alfranca, Pastriz, a 16 kilómetros de la ciudad de Zaragoza junto a la Reserva Natural del Galacho de La Alfranca en el Ebro, se encuentra el “Jardín de Rocas“, de 3,5 hectáreas de superficie donde se muestran diferentes rocas de Aragón dispuestas paisajísticamente creando círculos de piedras, cromlechs, con cada tipo de roca.

Su recorrido esta organizado en base al Juego de la Oca como juego tradicional sugerente para los mas jóvenes, y como soporte de investigación sobre el sentido simbólico y hermético que encierra el juego.

El jardín integra varios niveles de contenido, inicialmente y por el que se realizo el encargo, el geológico, mostrando las rocas mas representativas del territorio aragonés con planos de emplazamiento e información de su edad de formación en la entrada de cada circulo, el lúcido, utilizando el juego de la Oca como discurso vertebrador de todo el recorrido museográfico del jardín, disponiendo cada cromlech, circulo de piedras, en cada “oca”, y recreando el resto de las pruebas del juego, como el puente, la posada, el laberinto, la cárcel o la muerte, siendo el “Jardín de Rocas” un gran tablero del “Juego de la Oca”, y por ultimo, el iniciático, con la aplicación de la Geometría y su aspectos asociados, como “jardín” de investigación de las capacidades de la naturaleza en la facilitación de los procesos de evolución interior en el camino de la vida.

El encargo

La idea inicial de crear un “Jardín de Rocas” fue propuesta por D. Miguel Ángel Muñoz Yanguas, actual director del CIAMA y posteriormente dirigida y financiada su ejecución por SODEMASA, empresa dependiente de la DGA (Gobierno de Aragón). La ejecución del mismo estuvo dentro de las obras complementarias de la Expo Internacional 2008 de Zaragoza, como Área Recreativa final de la Vía Verde Zaragoza-La Alfranca, eje peatonal y ciclista de 15 kilómetros de longitud junto al río Ebro para unir la ciudad de Zaragoza con el CIAMA, y que actualmente forma parte de la red del Anillo Verde de Zaragoza (AVZ).

El encargo de la redacción técnica del proyecto fue adjudicada al arquitecto Carlos Martín La Moneda (dossier), el que aquí escribe, por concurso publico en agosto de 2006. El encargo consistía en la creación de un jardín donde mostrar las diferentes rocas de Aragón como espacio educativo geológico, recuperar un antiguo laberinto “romántico” del siglo XIX previsiblemente vegetal, que se sabía emplazado detrás del palacio de los Marqueses de Ayerbe, actual edificio de las oficinas centrales del CIAMA, y del que no quedaban restos, y la construcción de una torre observatorio junto al limite de la Reserva del Galacho de la Alfranca, como observatorio en altura y para evitar la masiva entrada de visitantes al espacio natural protegido donde las aves migratorias utilizan este galacho como lugar de parada en sus largos trayectos entre Europa y África.

Cumpliendo y dando respuesta a esta demandas iniciales, se trato además de dar respuestas a otras incógnitas sobre posibles vínculos históricos que como humanos podíamos haber establecido con la Naturaleza y las rocas, desde una mirada funcional y evolutiva. El proyecto se presento como una oportunidad de reflexión e investigación sobre la relación actual con la naturaleza y su potencial forma de entenderla, relacionarnos e intervenir en ella.

Vista del complejo del CIAMA junto al Espacio Natural Protegido del Galacho de la Alfranca en el Ebro, a 16 kilómetros al este de Zaragoza. Fotografía de Santiago Cabello.

El Jardín de Rocas, charnela entre las instalaciones del CIAMA y la Reserva Natural del Galacho de La Alfranca, un espacio de transición entre lo humano y lo natural, “puerta” entre lo “profano” y lo “sagrado”. Entre ellos dos, el Jardín de Rocas.

El equipo redactor

Tras la adjudicación del proyecto que creo un equipo multidisciplinar de expertos y asesores en diferentes materias relacionadas con la propuesta de investigación e intención del proyecto; se contó con el conocimiento en geología de Isabel Cólera, en historia y poesía de Javier Delgado Echevarria, en la mirada artística y creativa de Miguel Antón Malo, en Geometría de Dominic Susani y Antonio Blasco Sancho, en radiestesia de Luis Moro y en psicología y desarrollo personal de Amparo La Moneda Gonzalez. Se contó también con la colaboración de la Ingeniería Calidad y Estudios S.L., y la arquitecta Judith Delgado Hernandez.

El resultado final es la conclusión del trabajo realizado por este gran equipo de personas, sin la cual no hubiera sido posible realizarlo. Además fue fundamental la disponibilidad y colaboración de quienes participaron en su ejecución, como fue Fernando Pascual, jefe de obra de la empresa constructora, quien con sus conocimientos anteriores en bioconstruccion permitieron definir criterios constructivos acordes al proyecto, asi como su disponibilidad a las peticiones realizadas durante la direccion de obra. Desde aquí mi agradecimiento a todos vosotros y en especial a Miguel Ángel Muñoz por confiar en una propuesta tan innovadora y delicada.

Vista aérea del CIAMA, el palacio de los Marqueses de Ayerbe, su convento, sus jardines y el “Jardín de Rocas” tras su ejecución, limite con el Galacho de la Alfranca. Fotografía de Santiago Cabello

Fase Inicial de Investigación

Cuando se nos encargo la redacción de este proyecto no conocíamos la Geometría. Fue por “causalidades” de la vida que dimos con un curso de formación de Geometría, “Construcciones de cromlech y laberintos” muy adaptado al encargo. Allí nos impacto este conocimiento ancestral y conocimos a Dominic Susani y Antonio Blásco, comprendiendo que su participación e invitación era fundamental para introducir esta técnica en el proyecto, dado nuestros escasos conocimientos en esta disciplina.

De este grupo de trabajo surgieron las propuestas principales que definieron la estructura del Jardín:

– Trabajar con el Juego de la Oca como soporte del recorrido por su relación con el juego infantil para los niños, su simbolismo de “aprender en la vida” a través del juego,  su carácter hermético e iniciático, y su relación con la Geometría a través de la “Pata de la Oca”, trazado “llave” de la Geometría a partir del cual se traza el “rectángulo solsticial” y el crismón;

Crear 14 cromlech, círculos de piedras, en cada Oca del juego, para mostrar cada tipo de roca de Aragón

– Usar la Geometría y su tradición oral para, como hicieron nuestros ancestros en el neolítico, permitir crear con el diseño de su forma, orientación y proporción un espacio vibratorio “ordenado” (entendido este concepto como “sagrado”, que ha unido en equilibrio los dos extremos en la que la realidad se haya manifestada) que nos acercara a la información sutil del significado hermético de cada Oca y nos permitiera dotar a este  espacio con las propiedades vibratorias especificas para crear un espacio de trasformación y evolución interior a través del trabajo interior, creando lo que hoy llamaríamos un espacio sagrado en el sentido mas antiguo de la palabra.

Estudio de Radiestesia de las “energías” del solar de actuación

Previo al diseño de las primeras propuestas se realizó un trabajo de campo de estudio de las “energías” existentes en el solar de actuación, donde se detectó y cartografió las diferentes manifestaciones sutiles de la naturaleza en la parcela, desde la Geobiologia y la Radiestesia. Se detectaron los vortex existentes ( ver glosario) como fuentecitas de energía que afloran en la superficie de la Tierra, y sobre los que normalmente se construía un dolmen en la época neolitica con la intención de amplificar y potenciar esta energía sutil), su color y propiedades, las fallas (corrientes telúricas), y las corrientes de agua existentes.

.

Los primeros Trazados Geométricos

Datos iniciales básicos para el trazado geométrico:

Lugar: La Alfranca, Zaragoza.

Latitud: 41º 36´ 25´´. Este dato, que obtiene de GoogleEarth, si bien esta en grados. Hay que pasarlo a decimales = 41,607 º (para pasar todo a grados= multiplicar por 3600 los grados, por 60 los minutos y sumar todos los segundos, para luego dividirlo todo por 3600).

Modulo Solar o Natural:  10 x coseno (de la latitud) = 10 cos 41,607 = 7,47 metros (para saber mas de estos datos ir a “Criterios de trazado”). Este modulo lo utilizaremos para referenciar todo trazado. Corresponde con la distancia de separació de la Red Sagrada o Red Peire de esta latitud. Esta Red Sagrada de la Tierra es la expresión de la actividad térmica y mecánica de la corteza terrestre y recorre toda la Tierra de norte a sur y de este a oeste, variando su ancho en función de la latitud geográfica donde nos encontramos. (Para saber mas ver “Glosario”). Esta medida fue utilizada por los druidas para hacer la cuerda de los 13 nudos (cuerda de 7,47 metros marcada en 13 nudos creando 12 partes). La doceava parte es ideal para definir el grosores de los muros de la construcción. (7,47 / 12 = 0,62 m.). Utilizar una tolerancia del “modulo solar” de +- 5 cm. en los trazados, para que funcione perfectamente a nivel energético. Usar esta medida en el trazado permitirá organizar las energías del lugar.

Relación solsticial “k” de lugar: = tan (de la latitud) = tan 41,607 = 1,59 (para saber mas ver “Criterios de trazado”). Es el valor de la relación entre la altura y la base del “rectángulo solsticial” de esta latitud cuyas diagonales están orientadas a las salidas y puestas del sol en los solsticios de verano e invierno en este lugar (ver también “Tradición Oral” apartado el “Rectángulo Solsticial”).

Con estos dos datos principales podemos comenzar el trazado.

En base a los criterios básico de trazado de la Geometría, como son el Cuadrado Padre y Madre, las duplicaciones y los círculos principales, y el rectángulo solsticial (ver mas en “Tradición Oral”), y las medidas de la Red Peire o Red Sagrada ya calculadas, se inicio un proceso de investigación del diseño geométrico del jardín.

Se trazo la Red Peire local, de 7,47 m. de separación entre ejes, en la dirección norte-sur y este-oeste sobre la planimetría del solar de actuación, para utilizarla como referencia en el trazado.

Se fueron probando y resistiendo cada trazado que se realizaba. En función de los test de resonancia que íbamos realizando a medida que íbamos dibujando las propuestas, modificando y mejorandolas en función de su “resentí”.

Se busco integrar el recorrido del Juego de la Oca, sus pruebas y Ocas, en el solar que se disponía, trazando un cromlech por cada Oca.

Criterios de Trazado*: Es interesante relacionar la medida del lado del “Cuadrado Madre” del trazado a una unidad proporcional de la medida de la Red Peire o Red Sagrada local, de forma que nos permite vincular la energía sagrada del lugar con nuestro trazado.

A medida que íbamos trazandolo, veíamos la importancia de integrar cada parte dentro de un mandala mayor, de forma que se definieron unos “centros” principales en base a los cuales el recorrido del jardín era perimetral a ellos.

La dirección Solsticial del Recinto de La Alfranca y el eje de entrada al jardín.

Durante el estudio observamos algo muy interesante. La orientación de las construcciones existentes en el recinto de la Alfranca tienen una dirección relacionada con la dirección de la salida del sol en el solsticio de verano (eje dibujados en naranja-amarillo del plano anterior). El Palacio de los Marqueses de Ayerbe y el Convento de la Alfranca, tiene la dirección longitudinal de sus edificios orientada a la salida del sol en el solsticio de verano. Por conocimiento o causalidad, el complejo de la Alfranca esta trazado respecto a los criterios de la Geometría.

Salida del sol el solsticio de verano, dirección del eje del paseo de los edificios existentes y orientación de la puerta de entrada del jardín, donde un lado de la “Pata de la Oca” marca esta dirección y su simetrica marca la salida del sol el solsticio de invierno, trazado que da origen a la proporción del rectángulo solsticial de esta latitud.

Este fantástico hallazgo reforzó la idea de posicionar la puerta de entrada en esta dirección del eje peatonal existente (linea naranja del plano), de forma que este día tan señalado entraran los rayos de sol del amanecer por su puerta (algo típico de construcciones realizadas desde la Geometría sobre todo en época neolítica y que erróneamente se ha interpretado como relojes de sol, siendo esta la llave para “orden” las energías del espacio, al activar su “Rectángulo Solsticial”) y ubicar una Pata de la Oca Solsticial alienada a esta dirección, marcando estas direcciones en el suelo. En los extremos de la pata de la Oca del jardin estan escritas las orientaciones principales.

En la propuesta 4 de trazado (superior), tratamos que todo elemento del Jardín estuviera ordenado dentro de un trazado mayor, garantizando una unidad  y conexión geométrica del trazado.

Sobre arquitectura sagrada*: Los cromlechs, mehines, o dolmenes, actúan como acupuntura en la corteza terrestre, con su peso, mínimo de 80 kg., y su disposición en relación de proporción, Geometría, se comportan como la medicina china en el cuerpo, activando y sanando las energías sutiles de la Naturaleza y el Cosmos.

Criterios de Trazado *: Cada trazado de Geometría en el papel produce una vibración igual a la que luego producirá al construirse. Es muy importante conocer y resentir los trazados realizados en el papel para detectar errores y conocer el tipo de vibración que produce. Esta será la forma de eliminar, matizar e incluir trazados que nos permitan acercarnos el “espacio vibratorio-ordenado” deseado. Cuanto mas limpio y sencillo sea el trazado, mas clara y fuerte será su vibración. Por ello, es conveniente activar los trazados mínimos necesarios, evitando activar trazados innecesarios. Trazar con Geometría es en sí un acto alquímico donde cada matiz define y da una información especifica a las características de la vibración final, por ello hay que tratar de ser lo mas especifico posible. A su vez, quien trabaja con esta herramienta debe saber testar y resentir lo que dibuja, superar el juicio racional y el efecto placebo vinculados con el miedo y el control mental, para profundizar de forma abierta a la información vibratoria que produce cada trazado. Solo resintiendo con las energías podemos acercarnos a entender la profundidad de la Geometría, pues muchos aspectos no se pueden explicar o definir con palabras. La mayoría de la arquitectura sacra de estilo románico, se traza desde esta comprensión, es por eso que es tan austera en sus formas. Posteriormente en el gótico, la grandiosidad de la luz empieza a perder el sentido gnóstico del conocimiento (la luz esta en nuestro interior), queriendo impresionar mas al pueblo que al alma. Por ello vamos a notar las energías de forma mas contundente y fuerte en una iglesia románica (luz interior) que en una gótica (luz exterior).

Finalmente cada una de las 64 casillas del juego de la Oca, con sus Ocas y sus pruebas fueron ubicadas de forma ordenada según las posibilidades del solar.

Criterios de trazado*: Por mi experiencia personal en casi ningún ejercicio geométrico se dispone de un espacio suficientemente cómodo para realizar el trazado deseado, siempre hay factores condicionantes, como la forma del ámbito de actuación, las preexistencias, etc. Creo, desde mi punto de vista, que es bueno considerar las propias limitaciones del proyecto como valores y condicionantes positivos que nos guían a la solución final, poniéndolos en valor y tratando de encontrar el orden que subyace bajo su aparente caos. Este criterio positivista y constructivo nos permite escuchar y comprender lo que el lugar y el momento nos piden  activar, mas allá de nuestra visión individual. Creo que detrás de todo aparente caos, esta el orden y el geómetra debe buscarlo.

Una vez acabado el trazado Geométrico, ubicamos la vegetación, asociando diferentes especies de plantas y arbolado en función de sus propiedades vibratorias a los entornos del trazado del recorrido, de forma que la información de las plantas permitiera matizar y afinar el trazado realizado por las piedras.

Planta final del Jardín de Rocas que se presento para ser ejecutada.

El recorrido del Jardín del Rocas y el Juego de la Oca es un recorrido por el interior del cuerpo

Tras la finalización del trazado nos dimos cuenta de un aspecto no consciente que habíamos realizado. Si giramos la planta 90 grados en posición vertical, vemos que el límite del jardín tiene forma de persona en posición de meditación, y el recorrido del Juego de la Oca, es el recorrido por los centros energéticos principales de los chacras del cuerpo !!. Inconscientemente (algo que luego se comprende por la influencia de ejerce la “intención” en el trazado geométrico), los centros principales como el lago (agua), la pata de la oca (el sol-fuego), la torre (el aire), la garganta y el laberinto, estaban ordenados respecto a la silueta de un posible “monje sufí” en posición de meditación y los elementos asociados a cada uno de los chackras del cuerpo humano.

El lago con la casilla del Puente, en la parte inferior, se emplaza en el segundo Chackra, Swadhisthana, vinculado con el elemento agua, la Pata de la Oca, referido al Sol, por sus direcciones solsticiales, se emplaza en el tercer Chackra, Manipura, en el plexo solar cuyo elemento es el fuego (sol); La Torre, vinculado con el elemento aire se emplaza en el chackra cuarto, Anahata, donde están nuestros pulmones y el corazón y cuyo elemento es el aire, la casilla de la Muerte, es “el cuello de la botella”, la garganta, paso de la polaridad del cuerpo (dos brazos, dos piernas) a la unidad (cabeza), en el quinto chackra, Vishudha, cuyo elemento es el éter (equilibrio de la polaridad-muerte iniciatica); la casilla de la Cárcel, nuestro sexto chackra, Ajna, vinculado con nuestra mente y sus apegos, y por ultimo, el laberinto, vinculado con nuestro séptimo chackra, Sahasrara, cuyo trazado del laberinto esta vinculado con el cerebro (mas adelante ampliamos el criterio de trazado de cada elemento).

El recorrido del “Jardín de Rocas” lo interpretamos como el recorrido por el interior de nuestro Ser en el camino alquímico espiritual: “Con tu fuerza interior (Pata de la Oca-plexo solar), desciende a las energías de la Tierra, y transmútala, en cada centro de abajo a arriba con el eterico (centros superiores), y luego depositarla en el Corazón”. Este recorrido en 8 o infinito del 3º centro-chackra al 4º, no directo sino bajando y subiendo por todos los centros, es posiblemente el paso que venimos a hacer en la vida, pasar del plexo solar donde nos encontramos atrapados (las emociones) al corazón (centro de equilibrio interior y no juicio), y quizás el recorrido del jardín representa el camino interior que permite integrar y pasar las “puertas” principales que nos llevan a la plenitud.

Fotografía de Santiago García, 2008

Posteriormente se publicarán mas entradas sobre el Jardín de Rocas, desarrollando el trazado de cada uno de sus elementos, como la puerta de entrada, el lago, la Pata de la Oca, el laberinto o la Torre.

Carlos Martín La Moneda

 Zaragoza, 10 de septiembre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s